La grasa abdominal es esa grasa que se acumulada alrededor de la cintura. Así se llama ese molesto «flotador» que tan poco nos gusta lucir en verano cuando llega el buen tiempo.

6 claves para librarse de la grasa abdominal 1

Más allá de la estética la grasa abdominal es la que se acumula en la parte central de tu organismo. Esta la acumulación de grasa, también llamada grasa visceral, es más peligrosa porque está más cerca de tus órganos vitales.

Si tienes grasa en brazos, muslos, glúteos o caderas queda mucho más alejado de estos órganos por lo que es mucho menos nociva para la salud.

La grasa abdominal está directamente relacionada con la obesidad, mucho más que el índice de masa corporal IMC. Aunque este índice también se tiene en cuenta, en algunos casos no es indicativo de obesidad por sí mismo, mientras que la grasa abdominal sí lo es. Por eso los dietista nos fijamos tanto en la relación entre las medidas de la cintura y la cadera.

La acumulación de grasa abdominal puede ser responsable de numerosas enfermedades crónicas como:

  • Obesidad
  • Diabetes Mellitus
  • Hipertensión arterial
  • Fatiga, cansancio, astenia.
  • Dolores articulares
  • Desequilibrios hormonales
  • Problemas de insomnio
  • Problemas respiratorios
  • Apnea del sueño
  • Enfermedades cardiovasculares
  • Enfermedades cerebrovasculares

A veces se vuelve una pesadilla intentar deshacerse de la grasa abdominal, pruebas todo lo que está a tu alcance para eliminarla pero no lo logras.

Claves para perder esa grasa abdominal

Lo peor que puedes hacer es seguir una de esas dietas milagro, dietas restrictivas, dietas hipocalóricas, dietas a base de proteínas, dietas en la que evites hidratos de carbono, dietas en las que tengas que beber determinados zumos, batidos o brebajes, tampoco tomar pastillas, píldoras, cápsulas, beber infusiones drenantes, purificadoras o detoxificantes. ¡No, no, no… mil veces no!

Te voy a dar las claves para deshacerte de tu grasa abdominal:

1. Evita todos los alimentos light, bajos en calorías o cero por ciento:

En su mayoría se ajustan a la ley, son bajos en algún nutriente, pero no necesariamente el que te va a hacer bajar de peso. Es más estos alimentos están llenos de aditivos que no sólo no te harán bajar de peso, sino que bloquearán tu metabolismo haciéndote engordar aún más. Cuando tomamos alimentos light o 0%, algo tienen que tener, aire no es. Si ingerimos alimentos que no aportan lo que el cuerpo necesita, cuando tomamos un alimento de calidad el cuerpo aprovecha para almacenar el doble.

2. Evita los alimentos no nutritivos:

Me refiero a evitar esos alimentos superfluos, que no deberían ni llamarse alimentos, son los llamados alimentos ultraprocesados. Seguro los encontrarás por cualquier sitio, me refiero a los envasados, galletas, cereales de desayuno, patatas, snacks, carne ultraprocesada, postres o bebidas lácteas, quesos fundidos, bollería industrial y chucherías.

Estarás expuesto a sus embalajes llamativos, con muchísima publicidad subliminal que solo quiere que los consumas independientemente de si son saludables o no. Huye de ellos cuanta más información saludable diga el paquete que tiene, por ejemplo, que ponga que es natural, que lleva Stevia, cúrcuma, que lleva vitaminas, minerales, aceite de girasol alto oleico, que es cardiosaludable, que lleva el sello de alguna asociación como la de pediatría o que le atribuyen propiedades como que baja el colesterol. La industria alimentaria gasta miles de millones de euros en todos esos embalajes y publicidad que en su mayoría se saltan la legalidad a la torera ¡Poderoso caballero es Don Dinero!

3. Evita los zumos:

¡NO, NO, NO… mil veces no! El zumo no es fruta, es un refresco hecho con fruta (y muchas veces ni eso) pero ya no tiene las propiedades que hacen de la fruta un alimento sano y nutritivo. Al triturar, exprimir y/o colar la fruta la despojamos de su tan preciada fibra, esa que retiene el azúcar, esa que baja el índice glucémico y hace que pase de ser un alimento apto en la diabetes a ser un zumo no apto para diabéticos. Si encima se envasan y se tienen que pasteurizar para su conservación, dejarán de existir las vitaminas tan importantes y beneficiosas que necesita nuestro cuerpo. A estos zumos envasados y pasteurizados le añaden ácido ascórbico (vitamina C) y otras vitaminas de manera sintética, porque los fabricantes tienen que justificar que contienen las mismas vitaminas que la fruta original, pero de original nada de nada ¿Para qué vas a tomarte un zumo que es agua con azúcar en lugar de comerte una fruta?

4. Evita los productos refinados:

Cuanto más rápido pase un alimento a la sangre y mayor respuesta de insulina provoque, es peor. El cuerpo necesita tomarse su tiempo a la hora de procesar los alimentos, así los utilizará de manera adecuada y no almacenará el exceso de glucosa en forma de grasa. Si tomamos hidratos de carbono refinados o ricos en azúcares, el cuerpo tendrá que segregar un pico enorme de insulina para bajar los niveles de glucosa en sangre y restablecer el equilibrio. Pero no sólo eso, por otro lado entenderá que vamos sobrados y que somos «multimillonarios» de glucosa y enseguida dará la orden de almacenarla en forma de grasa, cosa que no nos interesa en absoluto. Para evitar esto intenta tomar siempre las formas integrales de alimentos como el arroz, la integral y el pan.

5. Evita hacer comidas sin sólidos:

Los líquidos con azúcar son capaces de absorberse en el estómago y provocar un pico de insulina alto. Hay que olvidar los almuerzos, las meriendas o tentempiés en los que solo se toma un zumo, un café, una infusión o peor aún, una cocacola. Como alternativa te aconsejo fruta, pero a bocados, unos frutos secos, un yogur con semillas o un cortado, pero con un trocito de pan integral. Lo mejor es tomar algo que haga que tengamos que masticar, la digestión empieza en la boca, esto hace que comiencen todos los complicados procesos de la digestión, uno detrás de otro. Así el alimento será procesado gastando energía y no almacenándola.

6. Evita el sedentarismo justo después de comer:

A las embarazadas con diabetes gestacional no se les da medicación ni una dieta demasiado estricta, se les recomienda andar media hora después de las comidas. Esto ayuda a no almacenar en forma de grasa. Lo que se come se gasta, punto. Si no puedes pasar sin siesta, procura hacer cosas justo después de comer: recoger la mesa, fregar, tender una lavadora, sacar al perro o arreglar un cajón. Cualquier actividad es suficiente para no dar la orden inmediata de almacenar en forma de grasa lo que te acabas de comer. En general debes evitar el sedentarismo, no solo justo después de las comidas. Te recomiendo los abdominales hipopresivos, son geniales para no dañar la espalda o el cuello, solo con la postura que hay que mantener para hacerlos ya estarás haciendo abdominales y si encima haces las respiraciones, mejor que mejor.

Un abrazo ¡¡¡nos vemos en el próximo post!!!

Insertar un comentario

  Acepto la política de privacidad

Muy importante.- No es necesario registrarse para publicar una opinión o comentario, pero si se requiere insertar su nombre y correo electrónico para evitar el SPAM. Además, no utilizaremos los datos insertados para otros asuntos que difieran de esta publicación. En cualquier momento puede solicitar la eliminación de la misma enviando una solicitud en el Formulario de Contacto y con el mismo correo electrónico con el que ha emitido la opinión o comentario para que en un plazo máximo de 72 horas sea eliminado.

Información adicional sobre protección de datos:

  • Responsable: Noelia Caballero
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: noelia@lnmb.es.
  • Boletín Informativo: Si quieres, puedes suscribirte más abajo a nuestra lista de correos.
  • Información adicional: Más información en mi política de privacidad.