Se que el tema de los alimentos ultraprocesados es un tema intocable, que por mucho que me empeñe, es luchar a contracorriente. Sé que desde mi posición no puedo cambiar el mundo, pero lo voy a intentar en la medida que me sea posible.

Soy la primera en quejarse de que llevamos una vida de locos, que trabajamos 28 horas de 24, que no tenemos tiempo para nada, pero con la salud de mi familia no se juega. No voy a priorizar el tiempo que gasto en cocinar casero, por encima de la salud de los que más me importan. Hay mil trucos, hay que encontrar el que te va mejor.Alimentos Ultraprocesados

 

Yo hago comidas caseras y las congelo, siempre en tuppers de cristal. Por las noches suelo hacer cenas exprés, que no me llevan más de 15 minutos. Sinceramente para hacer de comer con alimentos ultraprocesados también necesitas esos mismos 15 minutos, así que la diferencia no es tanto el tiempo que le dedicas, si no los efectos que tienen en tu salud. No hay duda, existen alimentos buenos y malos, pero además, la frase «hay que comer de todo» es del todo una mentira.

Lo que hay detrás de los alimentos ultraprocesados

La industria alimentaria es como un gran hipnotizador de nuestras mentes. Saben qué tecla tocar para que seamos vulnerables hasta los que más sabemos de comida superflua, comida basura o alimentos ultraprocesados. Se gasta miles de millones de euros en estudiar a la población como si fuéramos ratas de laboratorio para saber por donde atacar sin que nos demos cuenta.

Ni que decir tiene que la televisión es un punto estratégico de lavado de cerebro. Pero van mucho más allá, hacen que veamos que los consumen los famosos, que salen en las revistas de salud y bienestar. También que los promocionan médicos o profesionales de la salud sin escrúpulos. Además, los alimentos ultraprocesados están en todas partes: supermercados, gasolineras y máquinas expendedoras de universidades, hospitales, gimnasios y administraciones públicas y privadas, es decir, en todas partes. Yo me pregunto: ¿Cómo puede ser que «alimentos» que no son sanos estén por todos lados?

Si por mi fuera, los supermercados tendrían tres pasillos. Uno para la carne y el pescado, otro para las legumbres, frutas y verduras, y el tercero para los ingredientes básicos como el aceite, la harina, los huevos, la leche, el queso normal y corriente, y los yogures naturales, punto pelota y se acabó.

¿Y el pan?… a la panadería. ¡Que los panaderos vuelvan a levantarse a las 4 de la mañana para hacerlo como antes! Que no que lo traigan congelado con un montón de guarradas para hornearlo a tope en 15 minutos, para luego poner un cartel: RECIÉN HORNEADO. ¡Ya les vale, que no soy tonta!

¿Y el resto? El resto no son alimentos. Son preparados de grasas, azúcares, y sal, junto con algún ingrediente básico, todo mezclado con unos cuantos aditivos para que aguante sin pudrirse. La tecnología de los alimentos se ha encargado de ésto y más. De que los alimentos ultraprocesados tengan fechas de caducidad impensables si fuesen caseros. Además de que huelan y sepan bien, de que tenga un color atractivo, de hacerlos bonitos y por si fuera poco, que sean súper adictivos por la cantidad de azúcar y/o sal que llevan.

Es cierto que los alimentos ultraprocesados nos sacan de un apuro el día en el que se nos tuerce todo. Pero de allí a establecer el menú diario con esos productos hay una diferencia. Equivale a adquirir unas cuantas papeletas de la tómbola de las enfermedades crónicas cada día.

Por qué los alimentos ultraprocesados pasan los controles

¿Y qué problema gordo, pero gordo, pero gordo hay detrás de todo esto? La legislación, es una gran… (mejor me lo guardo para mi). La gran mayoría de las personas que consumen éstos «no alimentos» están convencidas de que si se venden es porque han pasado los pertinentes controles y que si fueran nocivos para la salud, el Ministerio de Sanidad y Consumo no dejaría que se vendieran.

Pues bien, no es así. El Ministerio de Sanidad y Consumo permite que se vendan porque su consumo aislado no enferma a las personas directamente o en un periodo corto de tiempo. Se conforma con hacer las recomendaciones saludables de que no se consuman en exceso en sitios que nadie ve, se hace la vista gorda y deja que pase el tiempo, a ver si nadie se queja.

Tendrán que pasar años, muchos años, para que pase como con el tabaco. Hasta hace poco, aunque se sabía que el tabaco era malo malísimo la legislación era súper permisiva, porque como al fumar un cigarrillo de vez en cuando no te mueres, no pasa nada, pero los efectos se ven a largo plazo. Hasta hace no mucho se podía fumar en sitios cerrados, discotecas, en aviones, consultas del médico y hasta en el quirófano. Si, no te eches las manos a la cabeza, así era ¿A que ahora parece impensable?

Por otro lado, la industria alimentaria mueve el mundo. Las grandes empresas de alimentación son las mismas dueñas de las farmacéuticas, esas que fabrican los medicamentos para prolongar la vida de los que tienen enfermedades crónicas, porque curarlas, no las curan. Por tanto, ¿qué negocio más redondo, verdad?

Por eso te recomiendo que planifiques bien tus comidas y cenas, que utilices el mayor número posible de recetas caseras. En próximos post hablaré de comidas caseras exprés que os sacarán de más de un apuro, sin sacrificar ni vuestro tiempo, ni vuestra salud y por supuesto sin usar alimentos ultraprocesados.

Un abrazo ¡¡¡nos vemos en el próximo post!!!

Insertar un comentario

  Acepto la política de privacidad

Muy importante.- No es necesario registrarse para publicar una opinión o comentario, pero si se requiere insertar su nombre y correo electrónico para evitar el SPAM. Además, no utilizaremos los datos insertados para otros asuntos que difieran de esta publicación. En cualquier momento puede solicitar la eliminación de la misma enviando una solicitud en el Formulario de Contacto y con el mismo correo electrónico con el que ha emitido la opinión o comentario para que en un plazo máximo de 72 horas sea eliminado.

Información adicional sobre protección de datos:

  • Responsable: Noelia Caballero
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: noelia@lnmb.es.
  • Boletín Informativo: Si quieres, puedes suscribirte más abajo a nuestra lista de correos.
  • Información adicional: Más información en mi política de privacidad.